Un centenar de réplicas


The World of Banksy. The Immersive Experience

El Espai Trafalgar de Barcelona ha conseguido reunir un centenar de réplicas de la obra del Banksy en la exposición ‘The World of Banksy. The Immersive Experience’, no autorizada por el artista desconocido. La muestra, que viene de la mano del director de teatro belga-albanés Hazis Varda, la podremos disfrutar durante unos tres meses e incluye un centenar de reproducciones a tamaño real comprendidas entre el año 2000 y el 2018 y realizadas en Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Israel y Palestina.

Las tres plantas del edificio Espai Trafalgar albergan réplicas como el ‘Lanzador de flores’, en un gesto antimilitarista de su protagonista; la icónica niña con un globo ‘Siempre hay esperanza’; la obra vendida en subasta ‘La rata fuera de su cama’; la propuesta de humor negro ‘Reíd mientras podáis’; ‘El grafiti es un crimen’, que apareció en Chinatown en 2013; ‘Bataclan’ en memoria de las víctimas del ataque terrorista de 2015, que fue robada; ‘El perro de Keith Haring’; ‘Soldado meando’, de 2002; y la ‘Guerra de almohadas’ que instaló en una de las habitaciones del Hotel Walled Off, ubicado delante del muro de Belén y que también ha sido reproducida en la exposición.

Estas réplicas están realizadas por una decena de artistas urbanos que también quieren mantenerse en el anonimato. “Está contra los derechos de autor y del concepto del copyright y está a favor de que los jóvenes hagan copias”, ha dicho Varda, que ha defendido que además nadie sabe quién es Banksy en realidad y que por ello sus exposiciones nunca son autorizadas.

La muestra está estructurada en tres zonas. Una zona con su obra en Gran Bretaña, otra con sus acciones en París y una tercera con reproducciones de piezas que aparecieron en Estados Unidos y las que hizo en el 2005 en el muro de Belén.

También está previsto que encontraremos pantallas donde se muestre toda la obra de Banksy en París, la acción que hizo en Venecia en contra de la masificación del turismo, la venta de obras suyas a 60 dólares en Central Park y los sonidos de las sirenas de la policía, en alusión a la ilegalidad del ‘street art’ en muchas ciudades.

 

TALENT&CO