La poesia experimental 1946-1980


Joan Brossa

La exposición ‘La xarxa al bosc. Joan Brossa i la poesia experimental, 1946-1980’, comisiariada por Eduard Escoffet en la Fundació Joan Brossa en su nueva sede en la calle de la Seca de Barcelona, estará abierta al público hasta el próximo 29 de septiembre. La muestra, que cuenta con más de 200 piezas, repasa la poesía experimental en Europa y América entre 1946 y 1980 y está dedicada al poeta con motivo del centenario de su nacimiento, siendo uno de los proyectos destacados del Año Brossa.

La exhibición permite situar a Brossa, desde discos o viejos cassettes a postales, de poemas-objeto a ediciones troqueladas, en la constelación de los rompedores cambios que se están dando en la poesía experimental en medio mundo, mientras el autor de Sonets de Caruixa está trabajando, sin salir de casa como quien dice, en lo que será su obra, removiendo la poesía visual, el teatro, los poemas-objeto y los transitables, las sextinas o el cine.

El periodo de la exposición (1946 a 1980) viene determinado por la aparición en París del letrismo, con su minimalista esencia y cuya primera actividad pública tuvo lugar en enero de 1946: el disco de 45 rpm., Le lettrisme, de Maurice Lemaître, ejemplares de la revista OU, dirigida por Henri Chopin, primer altavoz de la poesía sonora internacional, y algunos de los Poemes habitables de Brossa. “Habían cosas suyas que siempre habían parecido como ocurrencias, pero en ese contexto cobran todo su sentido”, ha declarado Eduard Escoffet, quien también afirma que fue “gente que se avanzó mucho a su tiempo y su huella se puede reseguir en la música o en el diseño; en su época su impacto fue difícil de digerir, bajaron la poesía del pedestal, pero hoy los millennials los entenderán perfectamente”.

“Yo no me considero un poeta de vanguardia, sino un poeta de mi tiempo. Lo que ocurre es que hay gente atrasada que a un tipo de su tiempo lo llaman vanguardista”, Joan Brossa

 

TALENT&CO