Richard Learoyd


El silencio de la cámara oscura

La obra de Richard Learoyd, uno de los fotógrafos contemporáneos más reconocidos e interesantes, recala hasta el 8 de septiembre en la Casa Garriga Nogués, la sala de exposiciones en Barcelona de Fundación MAPFRE: rostros impregnados de tristeza, paisajes inquietantes, reinventar el concepto de naturaleza muerta.

Richard Learoyd nos presenta unas imágenes bastante potentes, realizadas con una técnica diferente. Lejos de los retratos fotográficos tradicionales, nos encontramos con fotos únicas y del tamaño del personaje, impresiones positivas directas de una cámara oscura inventada por él mismo. No hay negativo y, por tanto, tampoco hay duplicado. La muestra recorre los diez últimos años de la obra del fotógrafo británico a través de 51 fotografía, procedentes de colecciones públicas y privadas, del propio estudio del fotógrafo, incluyendo además dos obras propias de la colección de Fundación MAPFRE. Es la mayor exposición dedicada a su obra que incluye retratos, figuras y naturalezas muertas, tanto en blanco y negro como en color.

Learoyd ha recordado que “en la historia del arte ha habido dos grandes hitos, la aceptación de la abstracción como expresión artística, y la aceptación de la fotografía” y sobre esta segunda revelación, el fotógrafo británico pretende “continuar haciendo fotos que busquen la reacción y la meditación de la gente”. Últimamente ha retratado las formas arquitectónicas híbridas de la Europa del Este (“Gdansk, Polonia”) y, por encargo de la Fundación Mapfre, el paisaje lunar volcánico de Lanzarote, “un lugar que conozco bastante por que lo he visitado en seis o siete ocasiones, que refleja a la perfección la catástrofe natural y la formación reciente de los volcanes”. Su propósito es “continuar visitando lugares y conociendo gente hasta que la obra sea inevitable” y en relación a sus actuales intereses menciona su predilección por “la fotografía aérea, las superficies y la poesía”.

Para Sandra Philips, comisaria de la exposición y conservadora emérita de fotografía en el San Francisco Museum of Modern Art, “esta retrospectiva nos sitúa en el ecuador de la obra de Learoyd, que a partir de ahora realizará obras cada vez más complejas”. Tras su exhibición en Barcelona hasta el 8 de septiembre, la exposición se mostrará en La Haya y a partir de enero de 2020 en la sede madrileña de la fundación.

 

TALENT&CO