Fundación MAPFRE Casa Garriga Nogués


Carlos Pérez Siquier

Carlos Pérez Siquier (1930) es una pieza fundamental en la forja de la modernidad fotográfica y la profesionalización del medio en España. Destaca en el panorama español, en un primer momento, desde postulados próximos al neorrealismo y, más adelante, como pionero de la fotografía en color. Recibe el Premio Nacional de fotografía en 2003.

La Fundación MAPFRE Casa Garriga presenta una exposición dedicada a Carlos Pérez Siquier desde el 14 de febrero hasta el 17 de mayo. La muestra se plantea como una amplia retrospectiva que recorre sus series más señaladas, realizadas entre 1957 y 2018, con una importante aportación de imágenes inéditas y aportes documentales que enriquecen su discurso.

Lo que hace la fotografía de Carlos Pérez Siquier sea tan valiosa y tan interesante es su atención al mundo real y próximo en el que ha desarrollado toda su extensa carrera. Su obra se caracteriza por una sólida coherencia, innovación, inteligencia para descubrir posibilidades donde aparentemente no las había y la pasión por el medio. Por sus series fotográficas transitan la periferia social, las alteraciones visuales surgidas del desarrollismo franquista, el choque cultural producido por la llegada masiva del turismo foráneo a España, hasta su reciente repliegue hacia ámbitos más personales.

En 1956, cuando comenzó su mítica serie “La Chanca”, de la mano de José María Artero fundó AFAL, revista y grupo que revolucionó el panorama fotográfico español. AFAL fue el catalizador del colectivo fotográfico más influyente de su momento, un importante escaparate para mostrar el trabajo de los jóvenes fotógrafos españoles más interesantes e innovadores.

Pérez Siquier siempre ha defendido que quería mostrar una imagen optimista de La Chanca, con una admiración profunda por el carácter luchador de los moradores de este barrio superviviente. Su trabajo se centró en la vida en el sentido más costumbrista (bodas, mujeres embarazadas, juegos infantiles), como también recogió de manera indirecta y poética escenas que destilan desolación y muerte, siempre con un giro cómico desde el sentido del humor. Abandonó la confortable estética del blanco y negro y comenzó a utilizar una cámara de mayor formato, una Rolleiflex cargada con película de 6×6 mm, cambiando también La Chanca: cambio del punto de vista, cambio del encuadre, las superficies se amplían, y comienzan a tomar protagonismo. Pérez Siquier se va alejando de la vida cotidiana de sus habitantes que nunca aparecen de manera gratuita.

Carlos Pérez Siquier es una figura clave para la consolidación de la fotografía moderna tanto a nivel nacional como internacional. La exposición se plantea como un recorrido a través de sus series más señaladas con el fin de promover el reconocimiento internacional del artista almeriense.

 

TALENT&CO