Envases inteligentes, azulejos antibacterias y otras tecnologías


Hispack & Foodtech Barcelona

Las ferias Hispack & Foodtech Barcelona, dedicadas al embalaje y la tecnología para la alimentación, respectivamente, celebran su cuarta edición conjunta desde el pasado día 8 y hasta el próximo 13 de mayo en el recinto ferial de Gran Vía con cerca de 1.100 expositores de treinta países.  Esta doble cita ferial es el tercer mayor acontecimiento que acogerá este año Fira de Barcelona, por detrás del Mobile World Congress y de Alimentaria & Hostelco, esperando superar la cifra de 38.000 visitantes y donde están representadas casi 2.000 marcas de 30 países en cinco pabellones del recinto de Gran Via, unos 55.000 metros cuadrados netos de exposición. Esta es la cuarta edición conjunta de estas dos ferias, convirtiéndose en una de las principales plataformas de tecnología, maquinaria y packaging de Europa para la industria de la alimentación y bebidas.

Hispack reúne a 800 expositores donde podremos conocer las últimas innovaciones en materiales, tecnología, procesos, logística y soluciones para la fabricación de todo tipo de envases y embalajes. Por su parte, FoodTech Barcelona cuenta con más de 270 expositores de maquinaria, tecnología y equipos para la industria cárnica y alimentaria general, así como los últimos desarrollos en ingredientes y productos alimentarios intermedios.

Encontraremos novedades como envases para microondas que cambian de color cuando el alimento ha alcanzado la temperatura perfecta, azulejos de cerámica que eliminan las bacterias en lugares donde se manipula comida, envases biodegradables hechos con materiales reciclados, recipientes que permiten monitorizar la trazabilidad de los productos en todo momento, narices electrónicas que garantizan tanto el producto final como el buen estado de los ingredientes mientras se procesan los alimentos, robots que cocinan para centenares de personas con precisión matemática, envases interactivos que aportan información sobre las marcas o los productos que contienen gracias a la realidad aumentada, envases inteligentes que avisan de fechas de caducidad, temperaturas o estado óptimo de consumo o recipientes que certifican que los productos que contienen son auténticos y que se conectan con las aplicaciones para móviles para alertar sobre alérgenos.