Pintura


Núria Farré

Núria Farré pinta desde pequeña, aunque dice que al principio lo hacía como cualquier niña. Fue al ver un reportaje sobre la carrera de Bellas Artes por televisión cuando lo tuvo claro. Sin pensarlo, se dirigió rápidamente a comprar pinturas y los primeros materiales necesarios. De eso han pasado cuatro años y ahora está en tercero de carrera.

Sus obras, de un estilo realista, destacan por la complejidad y por la sutileza de los detalles. Prácticamente a diario, Núria Farré trabaja en Liquid,una serie de obras que tienen como protagonista a una misteriosa joven sumergida en el agua.

El proyecto nace casi por casualidad: la misma Núria sirvió de modelo a una fotógrafa y, tras ver el efecto de las figuras bajo el agua en las fotos ya reveladas, se decidió a trasladarlo al lienzo: “Una de las razones por las que me gusta este proyecto es porque es un reto. Constantemente se presentan complicaciones”. Y, con este reto entre manos, la artista responde también a una pregunta que siempre le hacen: ¿Por qué arte figurativo y no abstracción? “Me dije: ¿y si mezclo ambos estilos? Creo que las cosas bajo el agua se ven de otra manera. Formas extrañas, misteriosas. Fue así como empecé a experimentar”.

Núria Farré se encuentra en pleno proceso de investigación. Ha estudiado minuciosamente los movimientos del agua, sus reflejos, y las luces y sombras que provoca. En cada cuadro, además, juega a alimentar ese misterio: la enigmática protagonista nunca muestra su rostro, y en cada obra aparecen sólo algunas partes de su cuerpo.


Web: Núria Farré